// Vicente Noble Hoy Galleros dominicanos condenados en NY por apuestas ilegales y maltrato a las aves ~ Vicente Noble HOY

Adsense

martes, 10 de marzo de 2015

Galleros dominicanos condenados en NY por apuestas ilegales y maltrato a las aves


Miguel Cruz Tejada
NUEVA YORK._ Los galleros dominicanos Manuel y Moisés Cruz, arrestados el año por apuestas ilegales y maltrato a las aves, fueron sentenciados a nueve meses en la cárcel y al pago de una multa de $1.500 dólares, además de una orden de alejamiento de cualquier tipo de animales, que les prohíbe su posesión.

La condena, fue anunciada en un comunicado por el Fiscal General del Estado, Eric T. Schneiderman quien recordó que los Cruz, fueron detenidos y acusados durante la "Operación Angry Birds", (Operación Pájaros Enojados) han sido sentenciadas a prisión.
En la operación, dijeron las autoridades,  se desmanteló la mayor red de peleas de gallos conocida en la historia de Nueva York, abarcando desde el condado de Ulster a Brooklyn y Queens, y una de las más grandes del país.
Moisés Cruz, de 71 años y  administrador de la granja y Manuel Cruz, de 60 años, se declararon culpables del delito de violar las leyes de Agricultura y Mercado y la  prohibición de peleas de animales.
Los hombres se encuentran entre los diez acusados ​​que se declararon culpables en el caso. Fueron condenados por el juez del Tribunal del Condado de Ulster Donald A. Williams.
"Las peleas de gallos es una práctica cruel, abusiva y barbárica. Se tortura a los animales, se pone en peligro la salud y la seguridad de nuestras comunidades y facilitan otros delitos ", dijo el Fiscal General Schneiderman.
"Estamos haciendo rendir cuentas a quienes criaban los animales para dedicarlos a este deporte ilegal, operaban salas de juego ilegales y traficaban los animales a la ciudad de Nueva York. Mi oficina, junto con nuestros socios en la aplicación de la ley y agencias dedicadas el bienestar de los animales, se han comprometido a poner fin a este deporte sangriento en Nueva York", añadió el procurador.
Los dos hombres fueron arrestados en febrero, cuando los investigadores del Fiscal General, los funcionarios de la Oficina del Sheriff del condado de Ulster, la Policía del Estado y la policía local, irrumpieron en una granja de 90 acres situada en la 230 de la calle Plattekill Ardonia Road, en Plattekill, operada por ellos
Manuel Cruz y su sobrino, Jesús Cruz Méndez, de 37 años, fueron dos de aproximadamente 70  detenidos en los tres condados en dos días. Moisés Cruz fue detenido más tarde en La Florida.
Horas antes de los arrestos Upstate, decenas de personas fueron detenidas inicialmente después de una redada en un evento de las peleas de gallos en Queens.
Siete de ellos fueron acusados de los citados delitos graves.
Los otros que se declararon culpables son Elisandy González Orlando Bautista, Noel Castillo, Edward Medina, Francisco Suriel, Jeremías Nieves y Samuel Rodríguez, la granja tenía cancelado el registro desde el 2010.
La finca había funcionado durante años con el pretexto de ser una granja de aves de corral, y sus propietarios escondían cientos de jaulas improvisadas en el centro de la propiedad para evitar ser detectados por los vecinos y la policía. Allí, el capataz de la granja Manuel Cruz, de 60 años, y su ayudante Jesús Cruz, de 37 años, fueron arrestados.
Gallos y pollos se encontraron en condiciones deplorables. Los propietarios cobraban alquiler para alimentar y cuidar a los gallos que fueron criados y entrenados para pelear, para los amantes del sangriento deporte y los dueños de gallos de Nueva York, Long Island, Nueva Jersey, Pennsylvania, Connecticut, Massachusetts. Ellos enjaulaban, entrenaban y a veces organizaban peleas de gallos en la granja. Durante años, los gallos criados y entrenados en esa granja eran transportados a eventos de peleas de gallos en el lugar allanado la noche anterior en el condado de Queens y para la tienda de animales de Brooklyn que fue allanada también.
Estos gallos fueron criados, entrenados, inyectados con sustancias dopantes, les colocaban garfios afilados en el lugar de sus espuelas naturales y fueron encerrados en una pequeño círculo para hacer apuestas..
Para entrar a las peleas a los espectadores se les cobraba un derecho de admisión, y la tarifa adicional para un asiento en el lugar secreto del sótano donde se escenificaban las peleas durante toda la noche.
El alcohol se vendía sin un permiso y las drogas se utilizaban abiertamente. Este anillo tenía personal de seguridad que revisaba a los asistentes, contra-vigilancia en el vecindario, cámaras de seguridad y un árbitro pagado. Los propietarios y los espectadores colocaban las apuestas sobre los resultados de las peleas con apuestas individuales que llegan a US $10.000. En estas jornadas, que comenzaban en la tarde y se prolongaban hasta altas horas de la madrugada, se ponían a docenas de gallos a pelear hasta la muerte. 
Las peleas de gallos es un delito en los 50 estados de Estados Unidos. En Nueva York, las peleas de gallos y la posesión de un gallo en un lugar para las peleas, son delitos graves y cada cargo conlleva una pena máxima de cuatro años en la cárcel y una multa máxima de $25.000.
El cobro para asistir a uno de estos eventos es un delito menor y conlleva una posible sentencia de hasta un año de cárcel y una multa de $1.000. 

0 comentarios:

Publicar un comentario