// Vicente Noble Hoy Familias poderosas apostarían unión RD-Haití ~ Vicente Noble HOY

Adsense

domingo, 1 de marzo de 2015

Familias poderosas apostarían unión RD-Haití

Poderosas familias empresariales dominicanas, que tradicionalmente han gozado de poderes y privilegios  ilimitados, estarían apostando a la unificación de República Dominicana  con Haití, en un plan macabro con lo cual buscarían expandir su poder económico, para lo que estarían actuando en contubernio con naciones extranjeras que buscan evadir su responsabilidad de resarcir la pobreza  en que dejaron a la vecina nación desde tiempos coloniales.
 

Esas familias potentadas cuentan con grandes empresas determinantes en la economía dominicana, e incentivan la migración haitiana a territorio nacional para beneficiarse de esa mano de obra barata,  a la que le sacan grandes provechos, sobre todo en labores como  corte de caña para la producción de azúcar, y agrícolas, así como en  construcciones de proyectos habitaciones y turísticos, entre otras.
 
El riesgo consiste en que ya la presencia de haitianos en territorio dominicano hace tiempo que pasó a ser solo mano de obra barata, debido a que los extranjeros ya están accionando  en todos los sectores que mueven la economía dominicana, como son: ventas de frutas, de tarjetas telefónicas, maní, dulces, coco de agua, frío frío, jugos, ropas y otras chucherías.
 
También los haitianos, legales o indocumentados, son contratados  en el servicio doméstico, de vigilancia, mensajeros, choferes de residencias, taxistas, motoconchistas, entre otras actividades, que de acuerdo a ciertos sectores, representan un gran riesgo para la sociedad dominicana y su soberanía.
 
Cuando se desempeñaba como presidente de la Junta Agro empresarial Dominicana (JAD), el actual ministro administrativo de la Presidencial, José Ramón Peralta, reveló  que en la construcción,  el 80% lo constituye la mano de obra haitiana y que  más del 60% de los obreros que se contratan para las actividades  agropecuarias provienen del vecino país.
 
Resulta que esos haitianos que los empresarios incentivan a venir al país a trabajar, para aprovecharse de los bajos salarios que les pagan, en su afán de enriquecerse cada vez más, aunque se hunda el país, también  se casan, tienen hijos y se reproducen. De manera que crecen las demandas sociales y el sentimiento en contra de los criollos, al darse cuenta de que son sometidos a todo tipo de trabajo y no se le compensa con seguro social, bonificación, doble sueldo, días libres, liquidación y otros beneficios contemplados en el  Código de Trabajo Dominicano.
 
Antecedentes
Jean-Jacques Dessalines  pasó, de ser  un esclavo, a  proclamar la independencia de Haití, el 1 de enero de 1804, y se convirtió en el primer gobernante de esa nación, hasta llegar a ser emperador.  Dessalines es el autor de la frase de que “La Isla Española (que comprende el territorio haitiano y el dominicano), era única  e indivisible”. Los haitianos la establecieron en su Constitución. El  mismo Dessalines fue quien al penetrar  a este lado de la isla saqueó algunas ciudades, quemó las iglesias e hizo ahorcar a varios sacerdotes católicos.
 
El asunto ha llegado tan lejos que en la última administración de Leonel Fernández (2012), durante la inauguración de la universidad que el gobierno dominicano donó al haitiano, el presidente del vecino país, Michel Martelly, osó reafirmar que la Isla Española era única e indivisible,  al resaltar las estrechas relaciones que existen con Dominicana. ¿Una frase propia de la diplomacia o coincidencia histórica?
 
Ese sentimiento de unificación de las dos naciones (que aunque ocupan el mismo territorio son muy diferentes culturalmente), ha sido incentivado por naciones como Francia, Canadá y Estados Unidos, de la mano con empresarios dominicanos que consideran que República Dominicana y Haití pueden ser programas conjuntos en materia económica, de salud, medio ambiente…y hasta de nación.
 
Jean-Pierre Boyer  fue el segundo presidente de la República de Haití, quien en el año 1822 decidió unificar la parte este de la isla Española (parte española), con la parte Oeste.
 
Advertencia de Duarte
Juan Pablo Duarte, autor intelectual de la independencia de República Dominicana, que terminó con 22 años del gobierno represivo haitiano, hizo las siguientes advertencias: “Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda potencia extranjera o se hunde la isla//Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán víctimas de sus maquinaciones// Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin honor// Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos//El Gobierno debe mostrarse justo y enérgico...O no tendremos Patria y por consiguiente ni libertad ni independencia nacional”.
 
Trujillo
En 1937, el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo Molina  pronunció un discurso durante una visita a Dajabón, donde advirtió que de seguir la masiva presencia de haitianos en territorio dominicano, estos decidirían en 50 años las elecciones presidenciales de este lado de la isla.
“Cuiden su país luego de mi desaparición del escenario público. Traten de preservar los programas de dominicanización fronteriza que yo he creado”, decía Trujillo.
 
Se cree que las declaraciones del dictador estaban fundamentadas en el temor de que los habitantes de Haití siguieran expandiendo su presencia en territorio dominicano, tomando en cuenta que para entonces la moneda haitiana circulaba libremente y era aceptada en los pueblos del Cibao: Mao y Santiago; mientras que por el sur llegaba hasta Azua.
 
El Cardenal
El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez reclamó  al presidente Danilo Medina que actúe con más firmeza y oiga las voces dominicanas y no solo a quienes están a su lado, en el caso del problema haitiano.
 
López Rodríguez significó que al no hacerlo da la impresión de que los organismos internacionales y los que definió de gobiernos poco afectos al Gobierno dominicano “están tomando a la República Dominicana de pretexto para hacer de ella lo que quieran”.
 
Enfatizó que “el problema de Haití necesita de mucha paciencia, mucha cordura de parte de quienes están manejando la situación, pero al mismo tiempo, según mi parecer, firmeza”. Indicó que los dominicanos que se sienten como él, como tales no aceptan que vengan personas al país a disponer lo que les parezca.
 
Respecto a la construcción de viviendas para haitianos ilegales en la localidad de Montellano, en Puerto Plata, dijo que es sencillamente inconcebible que el Gobierno, si fue consultado, no haya dado una explicación al respecto.
 
Se preguntó: “¿Cómo es posible que esto se haga por un gobierno extranjero?, ¿a quién consultaron, a quién pidieron permiso? Eso no es así. O sea, que da la impresión de que estamos sin dueños. Aquí viene cada quien a hacer lo que le da la gana. ¡No estoy de acuerdo con eso!”.
 
Presencia haitiana en RD
De acuerdo con datos estadísticos oficiales, en República Dominicana hay unos 524,632 inmigrantes, lo que equivale al 5.4% de la población dominicana, estimada en 9 millones, 716 mil 940 habitantes.
 
Estos datos fueron reflejados  por la Encuesta Nacional de Inmigrantes en República Dominicana, realizada por el Fondo de Población de las Naciones Unidas y el Centro de Estudios Caribeño. Las cifras no oficiales hablan de que en el territorio dominicano subsisten más de dos millones  de haitianos, dentro de los legales e indocumentados.
 
Haití ocupa una tercera parte de un territorio de casi 28,000 kilómetros al cuadrado. En informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), publicado en 2007, a Haití le corresponde el Índice de Desarrollo Humano más bajo de América: 0,529. Lo que significa que la esperanza de vida de la gente es baja, que hay alto nivel de analfabetismo. En resumen, que la calidad de vida es pésima, por lo que siempre existe la intención de los haitianos de buscar pasarse para el territorio dominicano a palear sus necesidades, lo que en la mayoría de los casos recibe el apoyo de empresarios que buscan pescar en mar revuelto con las carencias humanas.
 
Campaña de unificación
En ocasiones, diversos grupos patrióticos de la sociedad dominicana han salido al frente de la campaña, principalmente mediante las redes sociales,  atribuida a organismos internacionales y entidades locales de la sociedad civil, destinadas a la eliminación de la frontera entre la República Dominicana y Haití e imponer la unificación.
 
El exjuez  Juan Manuel  Castillo Pantaleón considera  que existen sectores, entre ellos gubernamentales, que promueven  una  unificación de los dos países y la principal evidencia se produjo el 16 de agosto del año pasado, Día de la Restauración, donde las actividades conmemorativas a esa gesta histórica fueron escasas, lo que se atribuyó al  propósito de que se olviden los valores patrios.
 
“Te puedo asegurar que el principal promotor de ese proyecto de unificación es de la comunidad internacional y con ese objetivo visitó el país el secretario general de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) Ban Ki-moon, y por esa presión el Gobierno está otorgando la nacionalidad dominicana a los extranjeros con un simple acto notarial y siete testigos, comentó el exmiembro de la judicatura”, precisó.
 
De su lado, el presidente del Instituto Duartiano, doctor José Joaquín Pérez Saviñón, llamó al presidente Danilo Medina  a actuar contra quienes están promoviendo el proyecto de unificación, porque son sectores con mucho respaldo internacional.
 
La profesora y periodista Consuelo Despradel sostuvo que el  proyecto de unificación de República Dominicana y Haití es muy viejo, lleva 20 años, y quien lo promueve es Estados Unidos para salir del problema haitiano, “yo tengo todos los documentos del Departamento de Estado en tal iniciativa. Comenzó en 1980 y lo están haciendo a través de distintas ONG, que sus dirigentes viven muy bien tanto en República Dominicana y Haití y a eso fue que vino al país el secretario general de la Naciones Unidas”.
 
La Corte Interamericana de los Derechos Humanos(CIDH), es uno de los organismos que ha llevado consigo una de esas campañas de denuncia, la cual se ha atrevido a calificar como “injusto”  el proceso de regulación de ciudadano extranjero, a través de la Ley de Naturalización que lleva a cabo el Gobierno dominicano.
 
La situación antes mencionada llevó al senador oficialista, Reinaldo Pared Pérez, a recordar en Washington, la capital  norteamericana, que  el Gobierno dominicano gasta 5  mil 280 millones de pesos al año en atenciones médicas para las parturientas haitianas, tanto las que viven en el país de manera regular, como las que cruzan para ser atendidas en hospitales dominicanos en la frontera. También dijo que el Estado gasta mil 800 millones de pesos en la documentación de los haitianos.

 FUENTE

0 comentarios:

Publicar un comentario